Perro ayuda

¡Tu perro está pidiendo ayuda! Aprende a interpretar estas raras conductas de tu mascota

Si tu perro empieza a tener una conducta rara o su comportamiento no se corresponde con el habitual puede que esté pidiendo ayuda a su manera. En algunos casos, tu mascota puede tener una forma extraña de expresar dolor, malestar u otro tipo de problemas que debemos saber detectar para ayudar a tiempo a nuestro pequeño amigo. Hoy mostraremos algunos casos en los que tu perro puede ser intentando decirte algo.

Si tu perro empieza a arrastrar el trasero al caminar

Cuando tu mascota comienza a tener una conducta rara debes estar atento, ya que puede parecer divertido o extraño en un primer momento pero tener una clara explicación. Este es el caso cuando tu perro arrastra el trasero, ya que puede ser producto de una sensación de picazón o de dolor en la parte trasera.

Una causa muy común de esta conducta es la existencia de una infección o de una inflamación de las glándulas anales. Estas glándulas son muy pequeñas y se encuentran junto al ano de los mamíferos, su trabajo es producir un olor desagradable para nosotros pero que las mascotas utilizan para identificarse.

Cuando tu perro se toca mucho la cara o se persigue la cola

Aunque algunas conductas raras de tu perro pueden parecer graciosas o entrañables, pueden estar pidiéndote ayuda de alguna manera. Es el caso cuando tu mascota se toca la cara más de lo normal, ya que puede querer decir que tiene una infección en oídos u ojos que lo está molestando o que tiene algo clavado en la boca o dientes que le está haciendo daño.

Si el comportamiento de tu perro es que empieza a perseguirse la cola habitualmente quiere decir que está sintiendo ansiedad o estrés y se puede deber a que lleva mucho tiempo encerrado o se está aburriendo. También puede significar que tiene algún problema en la piel o le está doliendo la columna.

Si se está rascando con las patas traseras

Cuando tu mascota empieza a rascarse con las patas traseras puede parecer una conducta rara porque adopta una pose bastante curiosa, aun así, debes estar alerta si esto empieza a ocurrir. Si se rasca de manera compulsiva es que está teniendo algún tipo de problema, y puede ser debido a un ataque de pulgas o de garrapatas o la aparición de verrugas. Si esto ocurre lo mejor será visitar a un veterinario y consultar con un especialista para obtener el diagnóstico exacto.

Vigilar la conducta y actuar

Es importante estar pendiente del comportamiento de tu mascota y sus posibles cambios, ya que tal y como hemos comprobado puede ser una petición de ayuda encubierta. En cualquier caso conviene actuar con responsabilidad y acudir a los expertos si los comportamientos del perro cambian, siempre es mejor prevenir que dejarlo estar y empeorar la situación.

Si está sufriendo una infección o algún problema bacteriano y no se acude a un profesional a tiempo por dejadez es posible que la situación se extienda y la solución sea mucho más complicada. Aunque parezca una actitud sin importancia, siempre es mejor estar seguros de que no existe ningún problema de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *