¿Tu perra está en celo? Aprende a gestionar su conducta

¿Tu perra está en celo? Aprende a gestionar su conducta

Las perras llegan a la pubertad aproximadamente al semestre de edad. Así que cada seis u ocho meses a partir de ese momento se sucederá lo que llamamos el “celo”, cambiando ciertos comportamientos y rutinas derivados de su ciclo estral.

Cuando se inicia la etapa, la perra en celo presenta un sangrado y libera feromonas con la finalidad de atraer al macho. Este período dura unos 7 o 10 días antes pasar a la siguiente fase que suele durar el mismo tiempo aproximadamente, la duración dependerá del organismo de la perra en celo.

La conducta de la perra en celo

Los mayores cambios que se percibirán cuando tu perra esté en celo se producen no solo en su sistema biológico, también su conducta habitual. En algunos casos se puede percibir un comportamiento apático y en otros casos sucede todo lo contrario, las perras se vuelven mucho más cariñosas. El comportamiento en la calle también será diferente ya que aumentará el número de veces que necesitará orinar.

La perra en celo puede volverse un poco más agresiva o desagradable con los desconocidos o con miembros de la familia. En algunos casos, se desarrollan embarazos psicológicos semanas después de que finalice el periodo de celo.

Cómo gestionar la conducta durante el proceso del celo

Cuando estas fases aparecen necesitaremos herramientas para manejar la situación a nivel de cuestiones físicas y también de conducta. Lo primero que se debe hacer es enseñar a la perra en celo a usar braguitas, teniendo en cuenta que se debe vigilar el cambio por una muda limpia cuando estén sucias. Si este método no funciona también se puede destinar un espacio para ella durante este proceso, una habitación amplia que sea fácil de limpiar y donde controlar la situación.

Independientemente de los cambios de conducta de la perra en celo o las incomodidades generadas del proceso, se debe continuar con la rutina de paseo, prestando especial atención a llevarla atada con una correa sobre todo en zonas donde puede haber un gran número de perros macho. Si quieres evitar algunas situaciones de revuelo con los perros machos de la zona, también es útil hacer lavados a la perra en celo con más cuidado y utilizando aromas mentolados para confundir el olor de las feromonas y que pasen más desapercibidas.

Métodos preventivos para la perra en celo

Existen otras opciones para evitar que la conducta de la perra en celo se apodere de la situación y evitar este proceso, y una de las herramientas más comunes es la esterilización de la mascota. Tras esta sencilla cirugía no se producirá el periodo del celo y se ahorrarán todos estos inconvenientes derivados de él.

Si esto se realiza cerca del momento en el que aparece por primera vez se disminuirá el riesgo de padecer un cáncer de mama u otras enfermedades para tu perra. También evitaremos cargar con un exceso de cachorros que luego no podamos cuidar y corran el riesgo de quedarse sin hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *