Las razas de perro que mejor se adaptan a los niños

Las razas de perro que mejor se adaptan a los niños

Elegir una raza determinada de perro no es una tarea que deba tomarse a la ligera, y mucho menos si tenemos niños pequeños en casa. En tal caso, te recomendamos que, antes de dejarte llevar por el aspecto de un ejemplar en particular —porque “es muy bonito” o porque tu hijo se ha encaprichado del mismo—, te tomes cierto tiempo para estudiar las opciones que mejor se adaptan a vuestras circunstancias —cuánto tiempo vais a poderle dedicar al animal, de qué espacio va a disponer en su nuevo hogar, etc.—. Asimismo, no todas las razas de perro se llevan igual de bien con los peques de la casa, por lo que la decisión cobra especial relevancia si deseas que la convivencia sea lo más placentera y constructiva posible.

Nuestra primera recomendación es que barajes la posibilidad de adoptar un perro de raza mixta. Es decir, que te des una vuelta por refugios y centros de acogida para ver la infinidad de ejemplares que viven allí. Estos perros, debido a su condición —fueron encerrados cuando eran unos cachorros o, lo que es peor, fueron abandonados por la que creían era su familia— tendrán serias dificultades para desarrollar sus capacidades —sobre todo afectivas— si no encuentran un hogar en el que se sientan queridos. ¿Y qué mejor cariño que el que puede dispensar un niño? La situación de estos perros los suele hacer más proclives a ser agradecidos, por lo que al amor y la lealtad inherentes a prácticamente cualquier perro hay que sumar el plus que uno de estos ejemplares ofrecerá a nuestra familia, debido a su fallido proyecto de vida anterior.

Golden retriever  

Los golden retriever son una de las razas más queridas, y no solo por los niños. De hecho, en la actualidad ocupan el primer puesto en el ranking de razas de perro favoritas en Estados Unidos. Además de ser extremadamente cariñosos e inteligentes, les encanta jugar y son muy activos, por lo que ni tus hijos ni tú os aburriréis si os hacéis con un golden retriever. Aprenden rápido, son respetuosos, poco agresivos y muy graciosos. Además, no requieren de un cuidado excesivo, por lo que los niños pueden jugar un rol activo a la hora de preservar su higiene, un detalle que favorecerá el estrechamiento del vínculo entre el perro y los pequeños.

Labrador

Los labradores pertenecen a la familia de los retriever, por lo que las características expuestas en el párrafo anterior pueden aplicarse también a esta raza. No obstante, y pese a que tienen un pelaje mucho más corto que el de sus primos hermanos, es necesario cepillarlos más a menudo, tanto para que no lo dejen todo lleno de pelos como para que se mantengan sanos. Además, hay que tener especial precaución en lo relativo a su alimentación, ya que son propensos a sufrir problemas de sobrepeso.

Border collie

Los border collie son una de las razas de moda e la actualidad. Además de ser verdaderamente bonitos, son la raza de perro que suele ocupar el primer puesto en los rankings de perros más inteligentes. Así, los collie son muy fácilmente adiestrables, son muy dóciles y cariñosos —sobre todo con los miembros de la familia a la que pertenecen—. Debido a que son perros de pastoreo, están acostumbrados a estar siempre activos, por lo que antes de meter a uno en nuestra casa deberemos cerciorarnos de que va a tener el espacio suficiente para moverse a sus anchas. Asimismo, hemos de tener en cuenta que la energía de los collie es inagotable, por lo que siempre van a querer jugar —de hecho, suelen ser ellos los que toman la iniciativa—. Si esta necesidad no es satisfecha, el perro probablemente se aburra —sobre todo en casa—, una circunstancia que puede conllevar problemas de conducta.

Bulldog inglés

No podíamos dejar pasar la ocasión para recomendar a una de las razas que mejor suelen llevarse con los niños: el bulldog inglés. Es uno de los perros más leales, cariñosos y que generan vínculos más estrechos con los pequeños. No obstante, su fisionomía requiere de cuidados continuos —hay que limpiarlos prácticamente a diario—, algo que suele echar para atrás a aquellas personas que no disponen del tiempo suficiente para ello.