Gato cariñoso

¿Buscas un gato cariñoso? Elige entre una de estas razas

Pese a que en el imaginario popular los gatos son tenidos por animales distantes, que necesitan pasar mucho tiempo solos haciendo de las suyas, lo cierto es que estos pequeños felinos necesitan tanto cariño, atención y cuidados como casi cualquier perro. No en vano, cada vez son más los casos de dueños que acuden al veterinario porque su mascota peluda lleva un tiempo alicaída y ha comenzado a mostrar una conducta poco habitual, como si estuviera cansada o triste. El diagnóstico, en la mayoría de casos, no es otro que depresión y/o ansiedad, sobre todo debido al muchísimo tiempo que el animal suele pasar solo en casa. Es por ello que, desde Club Mascotas, te pedimos que dispenses toda la atención posible a tu gato, sobre todo si este es todavía un cachorro, ya que en caso contrario podría comenzar a mostrar síntomas de alguna de las patologías citadas.

A continuación, y de cara a desmentir la creencia que apuntábamos al principio de este artículo, te presentamos a las razas felinas más cariñosas. Así, si estás pensando en hacerte con un nuevo compañero peludo y sabes que vas a poder jugar y pasar bastante tiempo con él, nuestra recomendación es que te decantes por alguna de ellas, ya que el amor que le dispenses te será devuelto multiplicado y de manera incondicional.

Gato Exótico

Aunque el Gato Exótico es una raza creada de forma artificial en 1966, pasando a ser admitida como raza pura al año siguiente, desde entonces se ha convertido en una de las mascotas predilectas para familias que conviven con niños. Su carácter pacífico y tranquilo, así como el continuo acercamiento a los humanos que muestra en el día a día, hacen del Gato Exótico un animal maravilloso con el vivir en casa, ya sea esta de grandes o de pequeñas dimensiones. Además, esta raza se caracteriza por ser muy curiosa, por lo que aparte de acariciarlo y de jugar con él sin que se queje jamás (de hecho, te lo agradecerá infinitamente) podrás divertirte mirando cómo investiga y cómo se entretiene él solo cuando no te apetezca estar encima suyo.

Algunas personas confunden al Gato Exótico con un Persa, y es que, efectivamente, esta última fue una de las razas que se utilizaron para el fructífero cruce que te comentábamos antes (junto con el British Shorthair y el American Shorthair). La principal diferencia, aparte de que el Gato Exótico es menos famoso, es que el Persa tiene el pelo bastante más largo. Esto puede ser un detalle de vital importancia si en nuestra familia contamos con algún miembro proclive a sufrir alergias.

Gato Siamés

El Gato Siamés, además de ser uno de los más conocidos debido a su incuestionable belleza (ese pelaje, esos ojos…), resulta ser asimismo una de las razas más cariñosas y afectuosas. Son pacientes en extremo (algo imprescindible si deben convivir con niños pequeños), con una marcada expresividad, con una inteligencia por encima de la media y muy fieles. De hecho, una de sus peculiaridades más destacadas es que muchos ejemplares suelen esperar a sus dueños tras la puerta del hogar (sí, como si de un perro se tratara). No obstante, este rasgo tiene su parte negativa: son proclives a sufrir ansiedad por separación y, en no pocas ocasiones, depresiones, por lo que deberás demostrarle tu amor de forma regular y asegurarte de que no pasa demasiado tiempo solo.

Maine Coon

También conocido como ‘Gato Gigante’, el Maine Coon es una raza oriunda de Estados Unidos, país en el que es especialmente popular. Entre sus principales características (y pese a lo que pueda aparentar debido a su imponente tamaño), esta raza destaca por llevarse muy bien tanto con otros animales como con los niños. Además, al Maine Coon le encanta el agua, por lo que siempre se mantendrá en perfectas condiciones en cuanto a higiene se refiere.

Gato Habana

Estos bellísimos ejemplares de pelo negro o marrón oscuro, con ojos amarillos y mirada penetrante, recuerdan a panteras en miniatura. Es una raza con mucha energía, por lo que rara vez se aburre (esté o no acompañada). Además de elegante y silencioso, suele decirse que el gato Habana termina por resultar un tanto pesado debido a que siempre está reclamando ser acariciado por quienquiera que tenga cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *