ansiedad perros

Ansiedad en perros: Cómo evitarla

Que un perro muerda los muebles, ladré, gimotee, mee o cague alguna vez dentro de casa son acciones absolutamente naturales. Eso sí, siempre que no formen parte del día a día de vuestra convivencia. Si este tipo de conductas permanecen en el tiempo, lo más recomendable es que, además de prestar más atención a su comportamiento, intentes dilucidar a qué se deben. En muchos casos, el diagnóstico suele ser que nuestra querida mascota padece ansiedad, y, en particular y atendiendo a las estadísticas extraídas de la infinidad de estudios realizados al respecto, es probable que esta patología tenga que ver con la separación.

No obstante, no es raro confundir la ansiedad por separación con otras dos conductas (estas mucho más propias de un perro y menos nocivas para él): la hiperactividad y las conductas  exploratorias desmedidas. En ambos casos, sencillamente, nuestro can presentará un comportamiento más acelerado o revolucionado del deseable, y la principal causa del mismo no será otra que la falta de estimulación. Es por ello que una de las primeras medidas que debemos tomar, antes incluso de dar con el diagnóstico adecuado, es incrementar el tiempo de actividad del animal, tanto física como emocional. Es decir, que hemos de pasearlo más rato y jugar durante más tiempo con él, tanto dentro como fuera de casa.

Ansiedad por separación   

Como decíamos, la ansiedad por separación es una de las patologías con las que más comúnmente se diagnostica a los canes domésticos. Esta puede tener distintos orígenes, aunque los más habituales son haber sufrido una vida anterior turbulenta (con agresiones, abandonos o una dejadez desmedida por parte de los antiguos dueños), que el dueño actual (es decir, nosotros) padezcamos también ansiedad o que el animal se vea obligado a pasar demasiado tiempo solo encerrado en casa. Aunque las soluciones varían ligeramente de un caso a otro, en conjunto son bastante similares, por lo que en este post las abordaremos de manera unitaria.

En primer lugar, y como apuntábamos, debemos ser capaces de establecer el diagnóstico correcto de nuestra mascota (a través de una minuciosa y continuada observación de sus conductas). Si no conseguimos hacerlo, lo mejor será que lo llevemos a un profesional para que nos guíe en el proceso más adecuado a seguir. Con todo, nuestro consejo es que, ya que probablemente la causa que ha provocado que nuestra mascota padezca ansiedad por separación tenga que ver con nuestro propio comportamiento y personalidad, hagamos el máximo esfuerzo posible por entender al animal, nos intentemos poner en su piel y nos formemos en la medida de lo posible (hay infinidad de material útil en Internet para ello). Solo así, admitiendo nuestra responsabilidad, podremos tomar las medidas óptimas para mejorar la convivencia con nuestro amado y peludo amigo.

Medidas y soluciones frente a la ansiedad de nuestra mascota

A continuación, esbozamos algunas de las soluciones que mejores resultados suelen dar de cara al acertado corregimiento de la ansiedad de nuestro perro y sus consecuentes (y a menudo destructivas) conductas:

  • Ni saludos ni despedidas. Esta es una de las primeras medidas que hemos de introducir en la dinámica de nuestra relación con el perro: cuando lleguemos a casa y ante un recibimiento frenético, evitaremos decir una sola palabra y mirar al animal, nos daremos la vuelta de cara a la pared y esperaremos a que se tranquilice. Solo entonces, cuando el can se haya relajado, nos giraremos y lo saludaremos de forma moderada. Asimismo, cuando nos marchamos y lo dejamos solo, no debemos acariciarlo en exceso ni despedirnos como si nunca más fuésemos a volver, porque esto es precisamente lo que el animal puede entender.
  • Regalarle un nuevo compañero. Son muchos los estudios que han demostrado que los índices de ansiedad de un perro (y de muchas otras mascotas) se reducen de forma drástica cuando se introduce una nueva mascota en el hogar. La compañía recíproca es una de las mejores aliadas contra esta habitual patología.
  • Jugar durante más tiempo y más a menudo. Tanto para aliviar la ansiedad por separación en perros como para prevenirla, uno de los mejores remedios es pasar más tiempo con nuestra mascota realizando actividades físicas y psicológicas que la estimulen. Esto no solo cansará al animal, sino que también reforzará nuestro vínculo con él y, así, su propia confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *